No salgas de tu ZONA DE CONFORT, hazla MÁS GRANDE

“Sal de tu zona de confort” se ha convertido en una frase hecha, en un mensaje repetido hasta la saciedad al que hoy, sin embargo, queremos darle una vuelta de tuerca.

¿De verdad crees que en tu zona de confort rindes menos?

Para darle la vuelta a la teoría que hasta hoy hemos venido escuchando, queremos empezar planteándonos qué es exactamente la zona de confort. En este sentido, podríamos definirla como un estado psicológico en el que una persona percibe tener el control y experimenta un nivel bajo de ansiedad o estrés. En este sentido, la incertidumbre se minimiza porque  creemos o tenemos la certeza de contamos con los recursos necesarios para alcanzar los objetivos o desempeñar las tareas marcadas.  Pero el concepto clásico de zona de confort afirma que si estás bien en tu empresa o en tu vida profesional sólo rendirás a un nivel aceptable, pero podrías hacerlo mejor si alcanzas una ansiedad óptima.

teoria zona de confort

¿De verdad crees que eso es así? ¿Es necesario estar en una zona de no confort para seguir rindiendo al máximo? ¿O quizás sería mejor ampliar nuestras metas sin necesidad de sentirnos menos confortables y agradecidos por lo que tenemos?

Podemos estar relativamente de acuerdo en que una cierta incomodidad pueda tener alguna relación con una mayor productividad y eficacia, pero no sabemos si esa incomodidad es consecuencia de la mejora o simplemente algo que sentimos mientras nos esforzamos.

Por lo tanto, el cambio debe centrarse en incluir en tu zona de confort tus motivaciones actuales. Estar cómodo y agradecido con tu vida presente no tiene por qué significar que tus metas desaparezcan o se queden paralizadas para siempre.

zona de confort

Tu objetivo profesional nunca puede ser ni será salir de tu zona de confort, si no ampliarla. Hacer cada vez más y más confortable tu vida. ¡Piénsalo! Sólo abandonas tu zona de confort cuando ya no lo es o cuando llegas a una mejor zona de confort… ¡Y de eso se trata!

Los retos difíciles también podemos perseguirlos sin salir de nuestra zona de confort… Y depende sólo de nosotros sentir ese agradecimiento sin dejar de luchar por mejorar.

¡La vida es una constante evolución!

Y el cambio es inevitable, pero el crecimiento es opcional, así que… ¡Sólo de ti depende!