¡Sólo si te atreves a CAMBIAR podrás alcanzar el ÉXITO!

Hoy vamos a escribir sobre un tema que creemos de gran importancia para el desarrollo y crecimiento personal, y también profesional. Estamos hablando de la resistencia al cambio.En la mayoría de los casos no somos conscientes de estar en esta situación, y sin embargo puede afectarnos negativamente en cualquier aspecto de nuestra vida.

creencias-limitantes

Cuando sientas que algo en tu vida no va bien, no te gusta, o simplemente quieres cambiarlo, plantéate en primer lugar una serie de preguntas de tipo:

# ¿Qué quiero cambiar?

# ¿Porqué algo me afecta de forma negativa?

# ¿Está en mi mano cambiarlo?

# ¿Qué beneficios y qué inconvenientes tendrá seguir como hasta el momento?

# ¿Qué beneficios y qué inconvenientes tendrá realizar un cambio?

# ¿Qué necesito para hacer ese cambio?

Se trata de analizarnos a nosotros mismos y el aspecto de nuestra vida que queremos cambiar, ya sea a nivel laboral, sentimental, familiar o de cualquier índole. Debemos plantearnos qué somos y/o tenemos, y en qué dista esta vida de la que deseamos y/o necesitamos.

A la hora de afrontar un cambio siempre nos enfrentamos a dos barreras. En primer lugar estaría el apego a lo que se llama la zona de confort, donde nos sentimos cómodos, seguros, protegidos, etc., aunque no sea lo que queramos ni nos proporcione lo que necesitemos. En segundo lugar están los miedos que toda persona tiene cuando se enfrenta a un cambio, como no ser capaz de conseguir lo que se propone, miedo a lo que no se conoce, a ser rechazado…

emocional

Estas dos barreras son con las que se identifica la resistencia al cambio. Para combatir esta resistencia y atrevernos al cambio, por pequeño que sea, hay que saber tres cosas fundamentales:

1# ¿En qué punto estoy?

2# ¿Dónde quiero llegar?

3# ¿Qué puedo hacer para conseguir mi meta?

Una vez resueltas estas tres cuestiones y estar dispuesto a llevarlas a cabo, estaremos preparados para dejar de resistimos y cambiar.

Recuerda quién es el dueño de tu vida y nunca dejes de soñar. Para alcanzar una meta hay que plantearla e ir a por ella.

feliz1

No permitas que nada ni nadie te impida crecer.